VALENCIÀ DE ELIG VALENCIANO DE ELCHE
Introduccion
 
- Valenciano de Elche: Nuestra Lengua Materna.
- Peligro de Desaparición del Valenciano.
- Consejos para Potenciar el Valenciano.  

"Medidas para proteger y potenciar el Valenciano de Elche"


  Una lengua desaparece cuando la gente deja de hablarla.

  En nuestro caso se han apuntado dos razones fundamentales que inciden negativamente sobre el Valenciano de Elche.
  La primera es el proceso de sustitución del Valenciano que se está haciendo en favor del castellano; fundamentalmente por la presión social que ejerce el enorme número de inmigrantes castellano-parlantes que se han instalado en nuestra población, frente a la minoría de Valenciano-parlantes autóctonos de Elche.
 Y la segunda es la desnaturalización que el Valenciano está sufriendo desde algunos sectores del sistema educativo, que fomentan el aprendizaje de un Valenciano catalanizado que no se corresponde con el habla natural y tradicional de los valencianos.
 
 Si los ilicitanos valenciano-parlantes no hablamos en el Valenciano de Elche a nuestros propios hijos desde su infancia (para que lo aprendan de forma natural y sin esfuerzo), entonces estaremos "rompiendo la cadena" o continuidad de nuestro idioma en todos nuestros descendientes; los cuales aprenderán a hablar únicamente en castellano, perdiendo para siempre su verdadera lengua materna, legado histórico y esencia íntima de nuestras raíces ilicitanas.
 No servirá de nada que luego aprendan un Valenciano catalanizado en la escuela, porque eso, lejos de recuperar nuestra verdadera lengua valenciana, lo único que haría sería terminar de rematar nuestro idioma al incorporar en el lenguaje de nuestros hijos una lengua extraña, distinta a la que siempre hemos hablado la gente de Elche.
 
 Por tanto es preciso afrontar el problema de precariedad en el que se encuentra nuestra lengua y de manera consciente y decidida aplicar una serie de pautas que permitan la pervivencia de nuestro idioma Valenciano. Aún a sabiendas que nuestra actitud pudiera resultar chocante para muchos y que más que palabras de ánimo pudieramos encontrar burla o cierto menosprecio subliminal, incluso en personas cercanas a nuestro entorno.

Sugerencias para evitar la desaparición del Valenciano:

1) El Valenciano es una lengua con los mismos valores que cualquier otra.

 Hay que desprenderse del prejuicio de que el Valenciano es una lengua "inferior" o de menor categoría que otras (incluyendo aquí tanto al castellano, al catalán o al inglés). Las lenguas no son ninguna mejor ni peor que otra. Normalmente este tipo de valoraciones despectivas vienen por parte de una cultura colonizadora que pretende imponer su lengua y costumbres a otra cultura sometida por la primera.

2) Desprenderse del prejuicio de que el Valenciano de Elche es un Valenciano mal hablado.

 Es común observar como algunas palabras, expresiones o formas de hablar que utilizamos los ilicitanos son distintas a otras que nos intentan introducir como "verdaderas" valencianas. En general, estas formas particulares ilicitanas lejos de ser elementos "impuros" de la lengua, son el resultado de una evolución particular de la lengua en nuestra zona, distinta a la que ha experimentado en otras partes de la Comunidad Valenciana.
  No resulta nada extraño que el Valenciano de Elche posea palabras aragonesas o castellanas, ya que algunas de éstas (no todas), fueron introducidas por los pobladores de origen aragonés, navarro, o castellano que vinieron a Elche en la Edad Media y de los que muchos ilicitanos también son descendientes. La idea de que las tierras valencianas fueron repobladas solo por catalanes es un mito, a la vez que una falsedad histórica burdamente difundida hoy día por los que quieren catalanizarnos.

3) Desprenderse del reparo de hablar valenciano en lugares públicos o con desconocidos.

 Es muy posible que la persona con la que vayamos a iniciar una conversación sepa también hablar en Valenciano (aunque de entrada nosotros no tengamos la certeza de que ésto sea así). Si iniciamos la conversación en Valenciano abriremos la posibilidad de usar nuestra lengua y no perderemos nada ya que siempre nos quedará la opción de utilizar el castellano si nuestro interlocutor no se expresa en Valenciano.

4) Empezar poco a poco, con frases cortas y escuchando más que hablando.

 En los casos en los que no se tenga ningún hábito de hablar en Valenciano, siempre se puede empezar diciendo frases cortas, en plan informal, incluso en conversaciones donde el idioma predominante sea el castellano. Poco a poco y según se vaya ganando confianza y nuestro entorno se vaya habituando a nuestras "rarezas" lingüísticas se puede ir incrementando el uso de la lengua valenciana con aquellos que nos puedan corresponder.
 Igualmente es muy recomendable intentar mantener conversaciones en el Valenciano de Elche con gente que sepamos que hace uso de él habitualmente; siendo conveniente escuchar más que hablar en los casos en que aún no poseamos la soltura suficiente para hablarlo. Es aconsejable también intentar "descubrir", aprender y utilizar aquellas palabras o expresiones ilicitanas más "genuinas" que puedan estar siendo desplazadas por "castellanismos" de uso reciente.
 
 Muchas personas que hablan en castellano son de familia valenciano-parlante "de toda la vida" a los que, desgraciadamente, se les ha hablado desde pequeños en castellano. Es muy recomendable cambiarse uno mismo el hábito lingüístico y comenzar a hablar en Valenciano con todos aquellos familiares (tíos, primos, etc...) que se expresen en este idioma. Al principio puede dar un poco de "corte" y crearse una cierta confusión en nuestros parientes. Pero al cabo de un par de ocasiones o tres en las que mantengamos conversaciones en Valenciano con ellos, el asunto dejará de ser chocante y será aceptado con naturalidad.
 Habrá quién nos pregunte a qué se debe nuestro cambio de actitud. Contestarles que hoy día hablar Valenciano es bueno para encontrar un puesto de trabajo es una forma rápida de salir al paso si no se desea dar muchas explicaciones a personas que quizás no entiendan otro tipo de razones más personales.

5) No hablar en castellano si se puede hablar en Valenciano.

 En conversaciones donde se mezclen valenciano-parlantes con otros que solo hablen en castellano pero que entiendan el Valenciano, es positivo mantener nuestro hablar valenciano con aquellos que nos puedan corresponder, alternándolo con el castellano al dirigirnos a los que no hagan uso de la lengua valenciana.
 Sería deseable evitar que toda la conversación derivase al castellano y fuese monopolizada por este idioma.

6) Indicar a nuestros hijos qué es Valenciano de Elche y qué no lo es.

 Es fundamental indicar a nuestros hijos qué palabras o expresiones no pertenecen al Valenciano propio de Elche, sino que lo son del catalán o del Valenciano catalanizado que algunos sectores de la enseñanza inculcan a nuestros hijos. Es recomendable animarlos a que no hagan uso de tales "catalanizaciones" en su hablar cotidiano, lo que favorecerá el mantenimiento de nuestra particular y verdadera habla ilicitana.

7) Hablar a nuestros hijos siempre en Valenciano.

 Hay que concienciarse de que hay que hablar a nuestros hijos en Valenciano desde el mismo día de su nacimiento. Está demostrado experimentalmente que en los primeros meses de vida el bebé aprende a reconocer la sonoridad particular del idioma con el que se le habla (fonemas), a la vez que desarrolla también las estructuras mentales que le permitirán un aprendizaje mucho más sencillo y fluido del idioma en cuestión.
 
 Se puede dar el caso de que en el matrimonio solo uno de los cónyuges tenga soltura o conocimientos para hablar en Valenciano, en tal caso cabe plantearse la opción, más común de lo que se cree, de hablarle uno en Valenciano y otro en castellano. Es probable que algunas personas insinuen que el niño se hará un lío, pero eso está totalmente en contra de lo que la experiencia ha demostrado, ya que en estos casos el niño aprende los dos idiomas con total naturalidad, sabiendo discernir completamente cuando habla en uno u otro.

 
 Probablemente hablar a nuestros hijos en Valenciano e inculcar en ellos esta misma idea para con los suyos, es el asunto primordial y fundamental para conseguir que nuestro idioma se mantenga vivo pasando de una generación a la siguiente, algo que ha sucedido a lo largo de siglos, gracias al uso que de la lengua hicieron nuestros antepasados ilicitanos.

 

 Para concluir, repitir una vez más que, solo HABLANDO en Valenciano de Elche y fomentando su uso habitual en cualquier situación podremos evitar que desaparezca. Trasmitirlo oralmente a las generaciones siguientes para que ellas a su vez adopten la misma actitud, es fundamental.
 Escribir Valenciano bajo una normativa correcta es deseable. Pero escribirlo sin hablarlo podría conducirnos a que el Valenciano acabase siendo una "lengua muerta" como el latín.
 Por tanto, HABLAR VALENCIANO DE ELCHE es la mejor forma de mantener viva nuestra lengua materna ilicitana.
 
 
 

PEGATINAS

 


2004 © Valencià d'Elig


 

Valenciano de Elche: Nuestra Lengua Materna Peligro de Desaparición del Valenciano http://perso.wanadoo.es/valenciadelig/index.htm